Tips Educativos | La Independencia

882 0

Llegamos al noveno mes del año, un mes lleno de actividades en las escuelas y en nuestras iglesias. Por un lado tenemos la celebración del mes de la Patria y por otro tenemos el mes de la Biblia, también es el Aniversario de nuestra misión, sin contar el sinfín de actividades por iglesias que se presentan en este mes.

Uno de los temas primordiales de este mes, es la independencia. Es una palabra que siempre se relaciona con el fin de nuestro yugo de esclavitud bajo el dominio español, donde se presentó un hombre, quien tenía como sueño que su país sea libre.

Pero no nos percatamos que también es algo que se presenta en nuestra vida espiritual. El hecho que este mes sea el “Mes de la Biblia”, no radica solamente en que fue impresa la primera biblia en español, sino también fue el fin de esa esclavitud que tuvieron nuestros hermanos en la antigüedad, en relación a la oportunidad de acceder a la Palabra de Dios, el hecho de tener un acceso mucho más amplio y libre de aquella maravillosa palabra, es una gran bendición para nosotros en la actualidad, sumado además, a nuestro gran libertador, Jesús, quien nos liberó de la esclavitud de Satanás.

Como cristianos, debemos saber apreciar toda la bendición que nos otorga el Señor, estar contentos y agradecidos de un año más de independencia de Chile, pero también poder agradecer por el acceso libre a la Biblia.

Cuando niños, deseamos ser independientes, para “poder hacer lo que deseamos”, cuando crecemos, deseamos ser independientes para que “nuestro jefe no nos mande” y así vamos deseando tener esa oportunidad de elegir nuestro propio camino sin depender de nadie.

El Señor en su palabra, nos da libre albedrío, señalando en 1º de Corintios 10:23 que “todo me es lícito, más no todo me conviene”. Dios nos da esa independencia, de ser libre en nuestras elecciones, sólo nos expresa que tengamos cuidado en éstas, porque no todas son de beneficio y de edificación para nuestra alma.

En Chile muchos difieren de quien es nuestro libertador, hay quienes se inclinan por Bernardo O’Higgins, otros por Manuel Rodríguez, incluso los Hermanos Carrera, otros simplemente dicen que fueron todos ellos, acompañando el proceso de independencia. Nosotros como cristianos, debemos tener claro, que nuestro gran libertador es Jesús, quien al morir en el madero de cruz, derramó su preciosa sangre para redimir los pecados de cada uno de nosotros, y que no necesitamos de una fecha en especial para recordarlo y festejarlo, sino que debemos día a día, con nuestro testimonio y actuar, engrandecer su nombre, y más aún, cuando nuestro Padre Dios, nos ha permitido tener de manera escrita su palabra para edificación nuestra.

Para Dios honra y gloria.