Tips Educativos | “La lectura”

821 0

En estos días ya estamos terminando el primer semestre, primera meta del año cumplida, para algunos, satisfactoria, y para otros, solo les queda esperar la segunda etapa para poder lograr el objetivo. Por el momento, sólo nos queda aprovechar esta instancia (de vacaciones) para descansar, hacer aquellas actividades que por tiempo no podíamos realizar, asistir a aquellos servicios de la Casa del Señor que muchas veces no podemos asistir por nuestros horarios y sobre todo, tenemos el tiempo para leer, algo fundamental durante todo el proceso de enseñanza y aprendizaje, y que mejor que hacerlo durante este tiempo en que no habrá preocupaciones de colegio, sólo de leer y aprender.

Que importante es leer, en todos los ámbitos de nuestra vida, ya sea leer un mensaje, una carta, una receta, un libro y más aún, el evangelio. La lectura es una actividad fundamental, porque una de las formas que tiene el Espíritu de Dios de revelarnos la verdad, es leyendo la Biblia, sabiendo que en ella encontramos tantas bendiciones, enseñanzas, consejos, y por sobre todo, el cómo conocer más a Dios para poder servirle, obedecerle y agradarle. Esto se hace cada vez más necesario, en estos tiempos donde los falsos cristianos y la información equivocada anda rondando y esperando poder confundirnos e incluso, sacarnos de los caminos del Señor.                  La Biblia quizás para algunos no es muy fácil de comprenderla, pero debemos recordar que acompañada de la lectura está la oración.

Para incentivar la lectura, podemos iniciar con las historias “más conocidas”, como Adán y Eva, Daniel en el foso de los leones, Jonás, Moisés, entre tantas otras, que  se pueden convertir en ese puente que necesitamos para encantar a nuestros niños y jóvenes en ese camino de la lectura bíblica, incluso, nosotros mismos podemos encontrar esa motivación de conocer realmente la fe de aquellos hombres y como Jehová les respondió a cada uno de ellos.

Hoy en día encontramos mucha literatura infantil sobre personajes bíblicos o incluso sucesos bíblicos que podemos usar para motivar a nuestros niños, aprovechemos esos recursos, incluso, en nuestra página web (impch.org) encontramos historias bíblicas que podemos leerle a nuestros niños, para que se encanten con aquellos grandes hombres y mujeres de Dios.

En una ocasión, leí en un curso de profesores, que “Las sagradas escrituras son una  fuente de humanización, porque los detalles y gestos de Jesús sorprenden por su cercanía y asertividad”. Lo que me hace reflexionar, que si las personas que no son cristianas, pueden aprender de nuestro Maestro e incluso hablan de él, con mayor razón nosotros, a quienes el Señor ha mirado en misericordia y nos tiene en sus santos caminos.

El objetivo de leer y aprender más de nuestro Maestro, es para obtener la vida eterna (San Juan 5:39). Si leemos y aplicamos lo que leemos, es probable que en esta segunda etapa del año, progresemos más en nuestra vida espiritual y también en la académica, así que, a leer la Palabra de Dios.