Reconocimiento de CONAEV a Pastor Osvaldo San Martín

1302 0

El Comité Nacional de Educación Evangélica (CONAEV) de la Región del BíoBío, en culto de Acción de Gracias a Nuestro Dios, reconoció la valiosa labor de nuestro Pastor Osvaldo San Martín Riquelme, como Delegado de la Provincia del BíoBío de esa entidad, quien por 22 años coordinó CONAEV BíoBío, gestionando con las autoridades comunales para abrir puertas en las aulas de los estudiantes de enseñanzas básica y media, representando a ese Comité frente a las diversas actividades y eventos que desarrollaban los alumnos que profesan la bendita religión evangélica, además, formando docentes, apoyando proyectos del profesorado y alumnado en general.

La hermana Sara Ossa, presidenta nacional de CONAEV, dio gracias a Dios por nuestro querido pastor, quien, por muchos años, fue un fiel servidor de la religión evangélica en esa Provincia, y Nuestro Amado Señor fructificó su trabajo, sumando año a año a más profesores para que impartieran clases de religión evangélica en los colegios y liceos de esa circunscripción, agradeciendo por su trabajo encomiable en la Obra del Señor.

 

Luego la hermana Luz Aguilera Bustos, presidenta regional de la CONAEV del BíoBío, reconoció la obra, la gestión y contribución de nuestro pastor Osvaldo a CONAEV, dejando un  gran legado de proyectos que perduran en el tiempo, un equipo bien establecido y conformado para seguir impartiendo la religión evangélica en los diversos establecimientos de educación de la Provincia del BíoBío, dejando huellas imborrables sobre muchos docentes, y un ejemplo de profesional -responsable disciplinado, puntual-, lo que conjugado con su humildad y a su conocimiento y preparación en la Palabra de Dios, deja un legado permanente en el Comité, aprendiendo mucho de su trabajo y que solo Nuestro Señor sabe la dimensión que este tiene, influyendo sobre cientos de jóvenes y señoritas que abrazaron la Fe en Dios, construyendo sus proyectos y propósitos guiados por la Mano de Nuestro Bendito Dios.

Enseguida, nuestro pastor Osvaldo San Martín, honró el Nombre de Nuestro Dios por el saludo de CONAEV, agradeciendo infinitamente a Nuestro Señor por el trabajo con los profesores de las 14 comunas que componen la Provincia, e hizo un recuerdo de su trabajo como Delegado Provincial de la CONAEV en BíoBío, participando en diversos eventos y actividades con líderes juveniles cristianos con mucha Presencia de Dios, como asimismo en diversos concursos relacionados con el Mes de la Biblia. Menciona también que cuando Nuestro Señor le permitió ganar el concurso de director del Liceo de Santa Fe en el año 1998, puso en su proyecto de postulación que sería el primer establecimiento que tendría clases de religión evangélica, y desde el mes de agosto de ese año Dios le permitió iniciar dicha asignatura en ese liceo, siendo su primer profesor el actual Secretario Regional Ministerial de Educación de la Región del Ñuble.

Desde ese inicio, Dios permitió que se abrieran puertas en diversas comunas de la Provincia, citando, a modo de ejemplo, que en la comuna de Los Ángeles hay más de 1.100 horas para impartir las clases de religión evangélica. A su vez, evocó las reuniones que tuvo con alcaldes y alcaldesas y sus jefes de departamentos de educación, acompañado de los Consejos de Pastores comunales, y que pese a las dificultades que enfrentaron en sus comienzos para exigir el derecho a que sus niños y niñas recibieran las clases de religión evangélica, Dios actuaba en ellos, permitiéndoles ensanchar las horas de esta asignatura en las aulas de más colegios y liceos cada año, para ir en beneficio de los hijos e hijas del Señor que han sido tan maltratados en su formación a través de leyes y proyectos de leyes que el enemigo ha ido trabajando en el Congreso y que atentan contra los principios y valores cristianos, pero Nuestro Dios ha levantado a jóvenes y señoritas valientes y que han mantenido firme su Fe, saliendo victoriosos frente a todas estas dificultades.

1ra Timoteo 5:17: Los ancianos que gobiernan bien, sean tenidos por dignos de doble honor, mayormente los que trabajan en predicar y enseñar.

Información por hermano Rodrigo San Martín Jara