Quinto Aniversario IMPCH ANAHUAC – Puerto Montt

272 0

Anahuac: Palabra de origen azteca que significa “Situado entre las aguas”.

La Iglesia Metodista Pentecostal de Chile, Anahuac – Puerto Montt, nace de un profundo deseo y visión misionera del recordado Pastor Presbítero ORLANDO GONZÁLEZ MORA, quien observó en el  sector costero de la ciudad una tierra fértil para depositar la eterna y poderosa semilla del evangelio de nuestro Señor Jesucristo.

 

Es así, que un 27 de diciembre del año 2015, bajo el liderazgo de los Pastores Pablo Vargas Cárdenas y Marcela Vera Almonacid, se abre una nueva Casa de Dios y Puerta del Cielo, en la población Anahuac, calle Mazatlán 11 B, con una congregación que reunía solo un par de familias.

Desde entonces, se ha ido trabajando paulatinamente en el mencionado sector y hemos visto como la mano del Eterno Dios ha obrado a nuestro favor. Somos testigos que la Palabra de Dios no vuelve vacía y que cada día se van agregando los que el Señor llama con amor eterno.

No ha sido fácil el trabajo evangelístico, pero confiamos en las promesas eternas del Señor. Levantamos la bandera del evangelio en ese lugar y sus alrededores; es así que hemos llegado hasta la Isla Tenglo, sector Panitao, entre otros, predicando y enseñando las gratas nuevas de salvación en actividades al aire libre, escuela bíblicas, avanzadas juveniles, predicaciones, visitación a los hogares y ayuda social dentro de las posibilidades.

Ha sido un tiempo de mucho trabajo, pero confiamos en que Aquel, que comenzó la Obra, será fiel en completarla.

Durante el presente año y debido a las condiciones sanitarias que rigen a nuestro país, en particular la ciudad de Puerto Montt, se ha seguido trabajando para no perder el vínculo con la familia de la fe, a través de las plataformas tecnológicas y de esa manera, desarrollar las diferentes actividades dispuestas por la Iglesia.

Nuestro sueño… encontrar un terreno más amplio en dónde levantar una nueva casa de oración, con dependencias para el culto a Dios, la enseñanza bíblica, la atención a la población, entre otros.

Hoy, podemos decir confiadamente, “Ebenezer” hasta aquí nos ha ayudado Jehová; y sentirnos felices de formar parte de esta familia, la familia de Anahuac, “Situado entre las aguas, un Refugio para el alma”.

¡Feliz Quinto Aniversario!