Reflexión | Versículos para recordarte que Dios siempre tiene el control

161 0

Los problemas y las circunstancias adversas pueden hacer creer a las personas que se encuentran solos en medio de tal situación, en ocasiones se llega pensar que todo está perdido y no hay solución.

Dios a través de su hermosa palabra anima al creyente a esperar y confiar que Él tiene el control de toda situación adversa.

Muchas veces cuesta creer que una mala situación pueda traer algo bueno a la vida, pero al leer la Palabra de Dios queda claro que todas las cosas ayudan a bien a los que creen y confían en Él.

Así que si es un seguidor de Jesucristo y las cosas aparentemente no están saliendo bien ¡Recuerda sus promesas y decide confiar en Él!

No hay nada imposible para Dios

Es necesario recordar que por más complicada que se vea la situación, no existe nada difícil ni imposible para Dios, Él tiene en sus manos la salida para todos los problemas.

«He aquí que yo soy Jehová, Dios de toda carne; ¿habrá algo que sea difícil para mí?», Jeremías 32:27.

Un cristiano debe recordar que Dios es Todopoderoso, por tanto no hay nada que se escape de sus manos ni de su poder.

«Ya te lo he ordenado: ¡Sé fuerte y valiente! ¡No tengas miedo ni te desanimes! Porque el Señor tu Dios te acompañará dondequiera que vayas», Josué 1:9.

Dios cuidará siempre de ti

No hay nada que temer cuando la confianza está puesta en el Señor, porque Él nunca se olvida de sus hijos.

«He aquí que en las palmas de las manos te tengo esculpida; delante de mí están siempre tus muros», Isaías 49:16.

El Señor no puede negar su palabra, Él ha demostrado que es amoroso y que siempre está dispuesto a cuidar de los suyos.

«Porque yo Jehová soy tu Dios, quien te sostiene de tu mano derecha, y te dice: No temas, yo te ayudo», Isaías 41:13.

«Tú eres mi refugio; me guardarás de la angustia; Con cánticos de liberación me rodearás. Selah«, Salmos 32:7.

Descansa en los brazos del Señor

Descansar en Él es otorgarle el dominio absoluto sobre toda situación. Es necesario dejar toda preocupación y ansiedad, confiando que los brazos del Padre son el mejor lugar para descansar.

«Así que pongan sus preocupaciones en las manos de Dios, pues él tiene cuidado de ustedes«, 1 Pedro 5:7.

Estar preocupado o ansioso es como llevar una carga muy pesada que tarde o temprano terminara por agotar todas sus fuerzas, pero cuando se le entrega esa carga a Dios a cambio se recibe la paz que el mundo no puede entender.

«No se preocupen por nada. Más bien, oren y pídanle a Dios todo lo que necesiten, y sean agradecidos. Así Dios les dará su paz, esa paz que la gente de este mundo no alcanza a comprender, pero que protege el corazón y el entendimiento de los que ya son de Cristo», Filipenses 4:6-7.

Fuente: bibliatodo.com