Personajes Bíblicos | La vida de Caleb

2270 0

Significado y origen de su nombre: Caleb es un nombre de origen hebreo, que significa “el que es Audaz”.

Procedencia y Origen familiar: Su padre se llamaba Jefone, quien era un cenezeo (Números 32:12). Caleb pertenecía a la tribu de Judá (Números 13:6).  En la Biblia no aparecen más relatos sobre sus antecedentes originarios y familiares.

Vida y Obra de Caleb: Pese a los pocos antecedentes sobre las etapas de vida y procedencia de Caleb, cobra importancia la obra de Dios en sus años de adultez, junto a su compañero Josué.

Caleb fue valeroso, consagrado a Dios, vigoroso y fiel a los mandatos de Jehová, su Dios. Sus enseñanzas fueron entregadas por el gran Siervo de Dios, Moisés. Caleb fue príncipe de Judá, y fue enviado junto a 11 espías a reconocer la tierra de Canaán, cuando se encontraban en Cades Barnea. Tanto Caleb y su compañero Josué, fueron los únicos espías en animar al pueblo a conquistar la tierra prometida (Números 13).

Destacado Líder de Judá, su fe en las promesas de Dios, lo hizo diferenciarse de sus compañeros, incluso hasta su vejez.

Durante la dirección de Josué, Caleb dirigió la invasión de Judea y se estableció en Hebrón (Josué 1:15).

En el libro de Josué, en su capítulo 14, Caleb con profundas y apasionadas palabras, reclama a Josué lo prometido por Moisés, cuando tenía 40 años. Transcurridos 45 años después, Caleb no olvidó lo que Dios a través de su siervo había prometido, por su fe, por su fuerza y confianza en Jehová, que heredaría la tierra de Hebrón para él y su descendencia.

Josué recordó la gran hazaña de su compañero Caleb cuando eran más jóvenes, y por esto lo bendijo y le entregó la heredad prometida.

Caleb, según el libro de Crónicas, tuvo tres hijos (1 Crónicas 4:15). Sin embargo en el libro de Jueces, menciona una cuarta hija llamada Acsa, quién por un desafío de Caleb, se convirtió en esposa de Otoniel.

Caleb sin  duda alguna es un excelente referente de que Dios cumple sus promesas pese a los años que tengamos, hizo suya las promesas de Dios, y las recibió cuando ya estaba en su vejez, pero no dudó en reclamar lo prometido, pues así mismo la recibió con gozo, y fue un bendito de Jehová.


Equipo Temas Bíblicos