Pastor Orlando González Mora, Iglesia Séptimo de Línea (1935 – 2019)

La interesante vida del pastor González comienza en el año 1935, teniendo su punto máximo cuando conoce a Jesucristo en su juventud. Como buen agnóstico se desafiaba a si mismo a leer los 10 libros más famosos del mundo, y cuando iba en el décimo, se encontró con la Biblia, ¡Y entregó su vida al servicio de Cristo!

El Pastor Orlando González Mora, comienza su trayectoria pastoral en al año 1956 cuando es enviado a la ciudad de Castro por motivos de trabajo como funcionario y directivo de la CORVI, hoy SERVIU. Este trabajo le permitió viajar a remotos lugares de la zona sur austral ya que en aquella época solo se podía acceder a esos parajes en avionetas. El Pastor Alejandro Pino, quien fue su pastor durante su membrecía en Puerto Montt, al saber que era enviado a un sinnúmero de lugares le asigna la misión de abrir iglesia en aquellos lugares y cumplir con el mandato de predicar. Fue así como el Pastor Orlando comenzó su labor ministerial radicándose en la ciudad de Castro donde comenzó a formar cultos familiares con un puñado de hermanos provenientes de la ciudad de Puerto Montt y su amada esposa Ana Chávez Vidal. Ante la confirmación de la obra inicia su carrera pastoral en septiembre de 1965, para posteriormente ser nombrado pastor.

Sus escenarios para la predicación del evangelio fueron la Isla Grande, las islas adyacentes e incluso zonas como Coihayque. En un principio no fue fácil la evangelización, los habitantes colocaban gran resistencia porque eran los últimos reductos católicos de la corona española en Chile, apegados a sus tradiciones religiosas. No obstante, el poder del Espíritu Santo comenzó a cambiar la vida de muchos. Esto redundó en arrendar un local en el centro de la ciudad de Castro, en la calle Galvarino Riveros, para posteriormente adquirir una propiedad donde se construyó el primer templo de la Iglesia Metodista Pentecostal de Chile en la Isla Grande, en la calle Tulio Alvarado. Por lo tanto, el Pastor Orlando se constituyó en el fundador de la Obra Metodista Pentecostal en la Provincia de Chiloé, evangelizando en las principales ciudades de la Isla Grande. La estrategia espiritual más usada por el Pastor Orlando fue la predicación al aire libre, tocando su trompeta y acompañado por su   hijo mayor de tan solo 6 años.

Desde 1986, el Pastor González Mora gobernó la Iglesia Metodista Pentecostal de Chile en Puerto Montt, Séptimo de Línea, con una congregación que reunía a más de 1500 hermanos, en clases urbanas   rurales. Durante su ministerio pastoral alcanzó a nombrar 12 pastores a diversos lugares del país. Predicó el evangelio atendiendo iglesias hasta Tierra del Fuego, y en varios periodos ocupó el cargo de Presidente del Consejo de Pastores en la ciudad de Puerto Montt logrando, históricos avances en la obra evangélica regional. También une un actor importante en la elaboración de la ley de igualdad de derechos religiosos siendo consultado en varias oportunidades por autoridades de gobierno y algunos parlamentarios que trabajaron   la redacción y aprobación del proyecto de Ley 19.638. Durante diez años ocupó el cargo de Coordinador de Educación Religiosa y Delegado del Ministerio de Educación, abriendo así las puertas para que en forma oficial los niños cristianos evangélicos de la región pudieran tener la enseñanza de su religión en las escuelas y liceos Públicos de la Región de los Lagos.

En el año 1999, comenzó el gran proyecto de construcción de un nuevo templo el cual se proyectó para albergar a 2.000 personas. Dada la belleza arquitectónica y decorativa en este templo se realizaron los Servicios de Acción de Gracias, con la asistencia de las más altas autoridades de la Región, iniciándolo en el año 1987.  liderazgo en el Concejo de Pastores de Puerto Montt impulsó variadas iniciativas como la “Marcha Para Jesús”, que convocaba miles de hermanos de todas las denominaciones y la “Convención del Cono Sur” que tuvo la participación de misioneros de diversos países.

En febrero del año 2007, la Ilustre Municipalidad de Puerto Montt le otorgan la calidad de “Ciudadano Destacado de la Comuna de Puerto Montt”. Más adelante, el 19 de octubre del año 2011, en la ciudad de Valparaíso, recibe la medalla “Bicentenario” de manos de los Presidentes de la Cámara de Diputados y del Senado por su extensa labor evangelizadora en el sur de Chile.

En la Iglesia Metodista Pentecostal de Chile destacó consecutivamente en la administración del Obispo Mamerto Mancilla Tapia, como: Miembro de la Comisión Fe y Doctrina y Secretario de la Conferencia, por varios periodos. Después, con el Obispo Javier Vásquez Valencia ejerció como Integrante del Directorio, Jefe del Sector 16, que tenía la característica de ser el sector más grande del país abarcando desde Puerto Montt hasta Punta Arenas. Y en la administración de nuestro Obispo Bernardo Cartes Venegas destacó como integrante del Tribunal Eclesiástico, del Presbiterio Mayor y terminó su jornada terrenal como Jefe del Sector 22.

Después de haber participado en la dirección nacional se retira a trabajar en el ámbito local, dando énfasis a la labor misionera en los campos y sectores rurales de difícil acceso como: La Vara, Las Quemas (actualmente Villa Tepual), Lenca, Chaqueihua, Colonia el Gato (Monte Verde) entre otros, alcanzando la predicación del evangelio hasta la Carretera Austral, en lugares como: El Manzano, Curamín, Tentelhue, Contao y también Río Negro Hornopirén, donde fundó Iglesia con pastorado. Su liderazgo en el movimiento juvenil JUMEP, como fundador y supervisor, le otorgó un crecimiento sostenido que se mantiene hasta el día de hoy.

Nunca actuó con prejuicio, o la respuesta fácil, cómoda, sino que tomó el camino largo, de tolerancia, formación, conocer a las personas, escucharlas, darles espacio, sembrar en ellos, y amar, a pesar de las diferencias generacionales y formativas, Varón de convicciones, fue él quien se paró con personalidad a comienzos de 1980 frente al Secretario General del Consejo Mundial de Iglesias (CMI), Walter Hollenweger, explicando los motivos del rechazo a la opción de unirse como Metodistas Pentecostales a este movimiento ecuménico, que por esos días generaba un alto atractivo para muchas iglesias evangélicas, principalmente por los beneficios económicos y políticos que traía la adhesión. En ese contexto el Pastor Orlando hizo la siguiente pregunta: “i Pastores! ¿Quién ha dado la grandeza del poder espiritual y la bendición para llegar a todos los rincones del país?, ¿Los gobiernos, los grandes poderes económicos del país, las grandes instituciones como el Consejo Mundial de Iglesias? o ¿el Espíritu Santo?” Los pastores Metodistas Pentecostales unánimemente respondieron: “iEl Espíritu Santol”. Gracias a esta valiente postura el ofrecimiento internacional no prosperó.

Hombre consecuente, amante de la Escritura Sacra, creativo, dedicado pastor, padre ejemplar, tata tierno, fiel esposo. Un predicador incansable.

Con 83 años de edad y más de 50 años en el ministerio, su llamado triunfante a la Vida Eterna se produjo el martes 15 de enero de 2019, a las 17:20 hrs. dejando una formidable visión pastoral para las nuevas generaciones, una hermosa familia y una fiel congregación a Dios, que le acompañó en su trayectoria pastoral en las ciudades de Castro y Puerto Montt. Los funerales en el templo central fueron multitudinarios al igual que el cortejo fúnebre que le acompañó hasta el cementerio Parque de La Esperanza.

“No nos cansemos, pues, de hacer bien; porque a su tiempo segaremos, si no desmayamos” Gálatas 6:9

Fuente: Revista LVP Edición N° 58, pág. 100- 101 año 2019.

Compartir Artículo:

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on telegram
Telegram
Share on email
Email
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on email