Search
Close this search box.

La bendición está después de la batalla – Convención de Señoritas Sector 3 en Ovalle

Con entusiasmo el pasado sábado 18 de julio, se congregaron las distintas delegaciones de señoritas del sector 3, en la IMPCH de Ovalle.

Alrededor de 60 doncellas del Señor recibieron Palabra de Dios, comenzando desde temprano con el Devocional, donde la predicación estuvo a cargo del Pastor Daniel Quiñones de la IMPCH de Vallenar, en su sermón exhortaba a las señoritas a salir de la cautividad de este mundo, porque estaba acabando con sus sueños, mensaje basado en el libro de Salmos 126:1.

Posteriormente, en presencia sólo de las delegaciones con sus respectivas pastoras, se da inicio al tema de la Convención, quien tuvo la bendición de impartirlo, la sierva del Señor Teresa Araya de la IMPCH de Huasco. Dios habló sobre el “Fruto del Espíritu”, porque eso es lo que hace diferente a una joven cristiana en medio del mundo.

Durante la tarde se realizó una hermosa predicación en la alameda de la ciudad de Ovalle, teniendo gran concurrencia de personas escuchando como cada señorita daba testimonio de lo real que es Cristo en sus vidas. Fue un momento muy hermoso donde Dios fue exaltado en cada predicación. Al salir de ese lugar, todas las delegaciones unidas, se formaron para el Desfile por las calles principales de Ovalle, con estandarte y el abanderado que distingue a la Iglesia Metodista Pentecostal de Chile.

Para culminar el bendecido evento, se realizó el culto de clausura, donde se entonaron hermosas alabanzas en cada oportunidad por delegación, desde Taltal a Punitaqui. La Palabra del Señor estuvo a cargo del Pastor Carlos Fuenzalida de la IMPCH de Chañaral, la cual se resume: “la bendición está después de la batalla”.

Cabe destacar que la iglesia de Ovalle desde hace 5 meses, cuenta con pastores nuevos, quienes quisieron tomar este desafío nuevo, y ser anfitriones de esta hermosa Convención de Señoritas. También estuvieron por primera vez participando en una Convención, la IMPCH de Punitaqui.

Todos en unidad culminaron ese día alabando el nombre de Dios, y Él en medio de su pueblo, tocando las vidas para bendición.

A Dios honra y gloria.

Raquel Marambio V., Corresponsal Sector 3.

Compartir: