“IMPCH Hualpén recibe visita de Superintendencia”

937 0

Los pastores y la congregación de la Iglesia de Hualpén nuevamente tuvieron el agrado de recibir visita de Superintendencia en las figuras del pastor Tulio Torres de la Iglesia de Trehuaco y su ayudante el pastor Ricardo Escalona de la Iglesia de Dichato.

Después de la oración por peticiones y ungimiento se realizó una oración especial por los niños. Esta oración se ha establecido desde hace un par de semanas ya, para solicitar a nuestro Dios por la protección de los niños en ámbitos físicos y espirituales, para protegerlos de las nuevas leyes que atentan contra su integridad y contra la palabra del Señor, así también por los padres para que sepan guiar a sus hijos. En especial también se entregó una bendición al hermano Alex Contreras y las hermanas Marisol Rubio, Belén Contreras, Dorina Mella, Ester Torres, Alejandra Loyola y Eva Gutiérrez, quienes participan en el Ministerio de Misericordia, junto a hermanos de otras iglesias. Los hermanos todos los días sábado visitan a los enfermos en el Hospital Regional de Concepción entregando ánimos y oración en el nombre del Señor.

Luego de la entrega de saludos en nombre de nuestro Obispo Bernardo Cartes, de la Iglesia de Trehuaco y la Iglesia de Dichato, ambos pastores confirmaron su confianza en la protección y bendición de Dios especialmente para con los niños. Antes de la exhortación de la palabra el pastor Tulio habló a la congregación que uno de los peligros de la iglesia es la comodidad de la carne, ya que cambia el sentido de las cosas, cuando el hombre ve cubierta su necesidad material tiende a olvidarse que esto es bendición del Señor, por eso donde sea que uno se encuentre “el hijo debe estar agradecido de Dios”.

La palabra exhortada se encontró en el libro de Lucas 9:51-56. El primer consejo del Señor fue que uno tiene que ser sabio para discernir que espíritu nos gobierna y  que no debemos descuidarnos para no perder bendición. El segundo consejo vino de la experiencia de Jesús en este pasaje, su rostro se afirmó para ir a Jerusalén, con convicción siguió adelante sabiendo todo lo que habría de pasar, pero Él sabía que después del dolor tendría su victoria. De igual manera siguiendo su ejemplo los cristianos deben ser valientes y dirigirse a su propio Jerusalén cuando sea necesario, para que su fe sea probada, porque al igual que Jesús al final la victoria será obtenida, ganando experiencia y riqueza de vida.

La iglesia siempre es bendecida por la visita de nuestros pastores de superintendencia.

Rocío Albarrán Solís

Comunicaciones, IMPCH Hualpén, Sector 15