Historia de Himnos | 122. Castillo fuerte es nuestro Dios

2423 0

Se llama música cristiana a la música creada y ejecutada como expresión del cristianismo. Expresión que contienen mensajes bíblicos o letras que involucran diferentes tipos de oración, de adoración, de acción de gracias, de petición), y cuya motivación principal es la fe cristiana.

Hoy, en este primer capítulo de historia de himnos, presentaremos el Himno, “Castillo Fuerte es nuestro Dios” N° 122 de nuestro himnario Metodista Pentecostal.

9

Historia

Martín  Lutero, el gran líder de la reforma, escribió la letra y música de este himno.

Castillo fuerte es uno de los himnos favoritos de la tradición protestante. Es considerado el “Himno de batalla de la reforma”, debido al efecto que produjo en apoyo de la causa reformista. El himnologista John D. Julian enumera cuatro teorías sobre su origen:

  • Según Heinrich Heine, fue cantado por Lutero y sus compañeros cuando entraban a Worms el 16 de abril, 1521, para asistir a la dieta.
  • Según K. F. T. Schneider, fue un tributo de Lutero a su amigo Leonhard Kaiser, quien fue ejecutado el 16 de agosto de 1527.
  • Según Jean-Henri Merle d’Aubigné, fue cantado por los príncipes luteranos cuando entraban a Augsburgo antes de la dieta de 1530 donde se presentó las confesiones de Augsburgo.
  • Fue compuesto en conjunción con la dieta de Espira, donde los príncipes luteranos presentaron una protesta contra el edicto de Worms que había promulgado el emperador Carlos V.

El historiador John M. Merriman propone que el himno “empezó como una canción marcial para animar a los soldados que luchaban contra las fuerzas otomanas” durante las guerras otomanas en Europa.

El más antiguo himnario existente en que aparece este himno es él de Andreas Rauscher (1531), bajo el título de Der xxxxvi. Psalm. Deus noster refugium et virtus. Es probable que apareciera en los himnarios de Josef Klug (1529) y de Hans Weiss (1528), de los cuales no sobreviven ejemplares. Esta evidencia indica que fue escrito entre 1527 y 1529, ya que los himnos de Lutero fueron impresos pronto después de ser escritos.


Investigación y recopilación: Hermano Mario González Ney.