Dios llama a su presencia a Pastor Escolástico Arratia C., de Coronel Carrera

Informamos el sensible fallecimiento de nuestro Pastor Escolástico Arratia Cea, quien ministraba la Iglesia de Coronel Carrera correspondiente al Sector 16 de la Iglesia Metodista Pentecostal de Chile.

Nuestro Pastor Arratia llega a Coronel en el año 1993 junto a su esposa la Pastora Justina Vallejos enviados desde Santa Juana para pastorear a la congregación. Hoy Dios lo ha llamado a su presencia otorgando el descanso de los justos.


Nuestro Obispo Bernardo Cartes Venegas en representación del Honorable Presbiterio Mayor y nuestra Diaconisa Alicia  Reynero Fuentes en representación de la Directiva de Pastoras y Pastoras de todo el país envían sus más sinceras condolencias a la familia de nuestro  Pastor Escolástico Arratia Cea y a la congregación de Coronel Carrera. Confiamos en Dios que otorgará la paz y tranquilidad en estos momentos de tristeza y de separación terrenal y, asimismo, mantenemos la esperanza de encontrarnos en un día no lejano en los reinos de los cielos.

“Descansarán de sus trabajos, porque sus obras con ellos siguen”

Pronto más información
Condolencias online: [email protected]


Biografía

Nació  un día 10 de febrero 1933, en un campo en Santa Juana, VIII región. Su  abuela, quien era viuda,  lo crió junto a sus 5 hermanos en una pequeña propiedad,  viviendo en extrema pobreza.

Con solo miradas  se enamoró de su vecina “de al frente”;  ella, una linda señorita llamada Justina Vallejos Sanzana, más o menos de la misma edad. El 15 de marzo de 1953 en Santa Juana, contrajeron matrimonio, y de este amor nacieron  8 hijos, María, Tito, Rosa, Simón, Francisco, Rita, Mery y Samuel.

Conoció al Señor un  día  10 de julio año 1953. Ese día llegaron caminando  a una Iglesia en Colico Alto, junto a un tío gravemente enfermo y a otro matrimonio, caminaron 5 kilómetros pasando por barro, agua y tierra. En esta reunión un instrumento entregó una profecía, dijo que de esos dos matrimonios  el Señor iba a nombrar un Pastor.  Posterior a que aceptara a Jesucristo como su único salvador, llegó a ser Guía de un local en el campo, y sin tardar mucho, se cumple la profecía que Dios le entregó  y fue llamado al Ministerio en la Conferencia de San Bernardo del año 1981, encomendándole abrir obra a la localidad de Santa Juana.

Su  nuevo Ministerio  lo marcó positivamente. Fue asesor de los Ciclistas en el entonces  Sector 13  entre los años 2003 al 2008, periodo en el cual Dios le bendijo mucho, haciendo  giras tanto en bicicleta como en grupos motorizados. Todas estas actividades fueron inolvidables para él y los hermanos ciclistas del Sector.

En el año 2011, en la Conferencia de Puerto Montt, le fueron reconocidos sus 30 años de Ministerio Pastoral.

El Pastor Presbítero Escolástico Arratia Cea, fue una persona humilde e introvertida, pero cuando era preciso decía  las cosas de forma muy directa. Según sus propias palabras, le daba “ALERGIA  la flojera”, ya que siempre fue muy activo, visitaba todos los locales, asistía a todas las predicaciones al aire libre y permanecía largos periodos de pie predicando. Sin embargo, una enfermedad ya no le permitió ser tan activo como antes, se cansaba con facilidad, pero aun así, seguía asistiendo a reuniones, predicaciones y a todo a cuanto le fuera posible.

Junto a su esposa, a la cual amó mucho, vivieron un matrimonio unido y fiel a Dios.  A la fecha, estuvieron 62 años tomados de la mano, con un amor inquebrantable, digno de imitar. También, estuvo en todo momento para sus hijos, fue  muy generoso con ellos, y de una u otra forma se  preocupó  que todos tuvieran  su hogar. Fue conciliador,  ante malos entendidos entre sus hijos o hermanos de la Iglesia. Además, ya que hoy su familia se ha extendido con  20 nietos y 12  bisnietos, uno de sus mayores anhelos fue conocer a sus tataranietos, pero la voluntad de Dios  dispuso otra cosa.

Sus sabias palabras seguirán presentes dentro de su familia y congregación, algunos de sus repetidos consejos fueron: “SEA ALENTA’O”, “Sean más comprometido para la obra del Señor”,  “NO DEBEN LLORAR CUANDO YO ME MUERA, DEBEN ESTAR FELICES”.

Hoy nos tomamos de esas últimas palabras, para expresar nuestras sentidas condolencias a la familia e iglesia del amado Pastor Escolástico, quien con su ejemplo marcó la vida de muchas personas y con gran pesar nos toca despedir. Él, ha peleado la buena batalla, ha acabado la carrera, ha guardado la fe; con justas palabras podemos decir que ahora descansa, a la espera de ser recibido por su amado en las Glorias eternas.

Ester Valdebenito Rodríguez

Comunicaciones IMPCH

Compartir Artículo:

Facebook
Twitter
WhatsApp
Telegram
Email