Culto Temuco. La mano benéfica de Dios está sobre su Iglesia

1502 0

l término del Encuentro de Pastores en los grados de Probando y Diácono, el pastorado nacional participó de un bendecido culto con la Iglesia de Temuco Centro.

La coordinación de este servicio estuvo a cargo del Pastor Pablo Vargas Cárdenas, Iglesia de Anahuac – Puerto Montt, interpretando la congregación el himno “Pronto vendrá Jesucristo”.

Luego, el Presbítero Mayor, Adán Osorio Morales, elevó una oración de gratitud y posteriormente saludó a nuestro Obispo Presidente, autoridades eclesiásticas y al destacado grupo de pastores de la zona sur.

En representación de la Iglesia de Temuco Centro, el Pastor Presbítero Elías Jara Saavedra, señaló que la Iglesia recibe con pleno gozo a sus visitas, en la fe que pronto lo harán en calle Freire N° 68, su nueva Casa de Oración.

Seguidamente, nuestro Obispo Bernardo Cartes Venegas entregó los saludos de la Iglesia de Chillán, expresando su felicidad por estar en diversas ciudades del país junto a sus pastores y las congregaciones.  También comenta algunas tareas emprendidas en el último tiempo, y señala su contentamiento por lo que se ha logrado, fruto del trabajo y esfuerzo de la congregación.

La alabanza estuvo a cargo del Coro Judá, Coro Instrumental y Coro Polifónico, melodías que fueron de gran regocijo.

Se escucharon diversos testimonios para aumento de fe por parte de los Siervos: Daniel Navarrete Muñoz, Villa Las Praderas (Sector 18); Samuel Arratia Vallejos, Coronel – Granfeldt (Sector 16); Jorge Garay, Quepe (Sector 18); Pastor Alex Bernier, Río Negro (Sector 20), coincidiendo todos que solamente Dios es merecedor de alabanza.

También la obra del Señor en Temuco Centro fue bendecida con una ofrenda especial donde nuestro Obispo Cartes recogió los pampanitos junto al Pastor Edmundo Zenteno y el hermano Luis Parada, Oficial Diácono.

El Pastor Marco Cárdenas C., integrante del Presbiterio Mayor y Jefe del Sector N° 20, fue el encargado de exhortar la Palabra del Señor en el libro de Nehemías capítulo 2, versos 1 al 8. ¿Por qué está triste tu rostro? ¿Cómo no va a estar triste tu corazón si hay ciudades donde no ha llegado la Palabra de Dios, si hay lugares con necesidad? Si Dios quiere, si Él ve humildad en sus hijos, Él puede decir la palabra de bendición, pues nos entiende con amor y nos promete que nos ayudará, con las puertas abiertas.

Luego de la exhortación bíblica, oró por el Mensaje bíblico el Pastor Vicepresidente, José Seguel Córdova, y después de cantar el himno “Oh, mi corazón reboza de gozo”, la bendición final de Dios fue solicitada por nuestro Obispo Presidente, Bernardo Cartes Venegas.

Comunicaciones IMPCH