Confraternidad Metodista Pentecostal en Llay-Llay

1677 0

Visita de Iglesia Metodista Pentecostal de Chile Llay-Llay Centro a Corporación Iglesia Metodista Pentecostal Llayllay Manuel Montt

El día sábado 27 de febrero, la Iglesia Metodista Pentecostal de Chile en Llay-Llay Centro administrada por el Pastor Presbítero Ananías Fuenzalida y la Pastora Rebeca Reyes, visita a la Corporación Iglesia Metodista Pentecostal de Chile Llay-Llay Manuel Montt, en el marco de su 57 ° aniversario, administrada por el Pastor y Obispo Emérito, Eliseo Gajardo Toledo, y la Pastora y Diaconisa, Inés Villablanca.

Se dio inicio a la reunión general a las 19:00 hrs. la cual fue coordinada por el hermano David Irrazabal, ayudante del Pastor Gajardo.

Durante el servicio tuvo un par de oportunidades el Coro de la IMPCH Llay-Llay Centro y también diferentes hermanos y hermanas para alabar el nombre del Señor.

La Palabra de Dios fue leída en el libro del profeta Jeremías, capítulo 6, versículo 16 por el  Pastor Ananías Fuenzalida quien inspirado por el Espíritu Santo, dijo: “Pastores, Hermanos, ya es tiempo de dejar de pensar que queremos volver a esos templos pequeños de antes. Veamos la bendición de nuestro Dios, seamos conscientes de lo que Dios nos ha permitido construir. Es cierto, en los templos pequeños de antes era necesario sacar las bancas cuando el Espíritu Santo descendía y había distintas manifestaciones de Él, pero hoy hay mucho más espacios para danzar, para saltar y alabar al Cordero. El problema no son los templos, el problema es que nosotros como pueblo de Dios no estamos arrepentidos y no existe esa comunión directa con el Padre. Ha entrado el emocionalismo y el conformismo a nuestras congregaciones y eso impide que veamos la Gloria de Dios en nuestras reuniones. Hermanos arrepintámonos de corazón, y prediquemos al mundo sobre el arrepentimiento. La primera Palabra de Jesús y de Juan el Bautista fue ARREPENTÍOS. Ya no podemos salir a las calles y decir a la gente que el Señor les va a dar una casa, un auto, dinero, trabajo, comida, ropa, y ni siquiera salud, porque hasta la salud es fácil de comprar hoy en día. El pueblo de Dios debe salir y predicar el Evangelio de arrepentimiento. Cristo viene pronto a la tierra, el tiempo se nos está acabando, y hay que gritar que es necesario arrepentirse para poder llegar a la vida eterna, para obtener la salvación. Digamos hermanos que existe un infierno que también es eterno. Prediquemos con la verdad en nuestras iglesias y en las calles. Volvamos a predicar como los profetas, como aquellos hombres de Dios que tenían la valentía de decir que era necesario arrepentirse y dejar atrás los pecados para aceptar a Jesús y recibir la vida eterna. “

Luego de la Palabra de Dios, el Pastor Gajardo agradeció a los pastores Ananías Fuenzalida y Rebeca Reyes por aceptar la invitación, solicitando la bendición final por esta reunión.

Cadmiel Ananias Toro Fuenzalida

Corresponsal IMPCH