Confraternidad Cuerpo de Voluntarios sector 4 y 5

1187 0

Peña Blanca, 30 de Marzo 2018. Se da una cordial bienvenida, en el templo anexo de Peña Blanca administrado por nuestro pastor Néstor Gonzalo Seguel Navarrete a todos los hermanos asistentes a esta hermosa confraternidad que convoca a hermanos del Cuerpo de Voluntarios del sector 4 y 5.

Con todos nuestros hermanos en armonía ya recibidos se lleva a cabo un punto de predicación para que cada hermano tenga la oportunidad de anunciar la palabra y el santo evangelio de nuestro Señor Jesucristo.

Con la semilla ya esparcida en esta ciudad llega la hora de bendecir a nuestro Señor con un servicio de carácter espiritual. A cargo de la coordinación de este culto esta nuestro hermano Samuel Jara de la iglesia de Peña Blanca.

Se le da una  oportunidad a nuestro pastor dueño de casa para que exprese unas palabras de bienvenida nuevamente a todos los hermanos voluntarios asistentes.

Llega un momento en el servicio en el cuál se le concede la oportunidad al hermano ayudante de voluntarios del cuerpo de la iglesia la Calera para desarrollar un programa de oportunidades. La primera oportunidad es para el hermano Mario Pérez de la iglesia de La Calera. La segunda oportunidad es para nuestro hermano Gabriel Vargas, hermano de la iglesia de Coihueco,  que estaba de visita en la casa de nuestro Pastor Luis Maldonado y tuvo  la bendición de venir a este encuentro de voluntarios. Por último todos los hermanos voluntarios de la Calera cantan una alabanza de exaltación y adoración a nuestro señor Jesucristo.

Ya con las oportunidades entregadas se pasa a la lectura de la palabra de nuestro Señor Jesucristo. Solamente lectura, la cual se encuentra San Marcos c.9 v.50: “Buena es la sal; más si la sal se hace insípida, ¿con qué la sazonaréis? Tened sal en vosotros mismos; y tened paz unos con los otros.”

Se concede la oportunidad al cuerpo de hermanos jóvenes, que asistió a este hermoso servicio de voluntarios, para que alaben y bendigan el nombre de nuestro señor Jesucristo.

Continuando con las oportunidades, se le concede la oportunidad a un oficial diácono de la iglesia anfitriona, nuestro hermano Francisco Castillo. Sucesivo a esto se concede la oportunidad a dos hermanos  de la iglesia de Peña Blanca para que alaben con una alabanza el nombre de nuestro señor Jesucristo.

Nuestros hermanos voluntarios de la iglesia de Peña Blanca tienen una oportunidad para bendecir el nombre de nuestro señor Jesucristo.

Ya con todas las oportunidades realizadas se pasa a lo más importante que es la exhortación de la palabra bendita de nuestro Señor Jesucristo, la cual, como nombrábamos anteriormente, está a cargo de nuestro pastor Luis Maldonado de la iglesia de la Calera.

Una vez finalizada la palabra, se ora para que el Señor la confirme. Se canta una alabanza a nuestro señor Jesucristo para ya estar pasando a la bendición.

Nuestro pastor dueño de casa pide la bendición al Señor para así finalizar esta jornada de confraternidad entre hermanos voluntarios.

Jordán Amaya | Corresponsal IMPCH La Calera