“Barro en manos del alfarero” Visita de Superintendencia en Rancagua

1389 0

Con fecha 14 de Junio se realizó la Visita de Superintendencia en la Iglesia de Rancagua administrada por el Pastor Diácono Mauricio Moreno Cantillana y Pastora Norma Azócar Olivares. Para el presente año han sido designados a cargo de esta importante labor de supervisar el avance espiritual y material de la Iglesia los Pastores Romilio González Muñoz de Larmahue y Sandro Guzmán Cañete de San Vicente.

Durante la tarde del domingo se vivió un culto espiritual dirigido por la presencia de Dios en la vida de sus hijos donde desde la primera alabanza él se manifestaba usando al coordinador, Oficial  Diácono hermano Carlos Ibáñez Salinas, quien instaba a la Iglesia a alabar el nombre del Señor de todo corazón.

Nuestro Pastor Mauricio fue el encargado de dar la bienvenida y entregar el servicio a nuestros Pastores quienes fueron acompañados por la hermana Jeannette González, hija de nuestro Pastor Romilio y Pastora Carolina Álamos, esposa de nuestro Pastor Sandro.

En una oportunidad especial otorgada al Pastor Romilio González pudo agradecer a Dios por tener nuevamente la oportunidad de ser Superintendente de la Iglesia de Rancagua destacando que era una gran bendición ya que se sentía en casa por la manera en que se alaba y exalta el nombre de nuestro Señor Jesucristo. Durante esta tarde también se realizó la confirmación de la Honorable Junta de Oficiales Diáconos siendo presentados ante la Iglesia los hermanos que trabajarán durante este año junto a nuestro Pastor.

El mensaje de la palabra de Dios en esta ocasión estuvo a cargo del Pastor Sandro Guzmán, quien dio lectura en Jeremías capítulo 18, versículos 1 al 6. La palabra se enfocaba en la obediencia de Jeremías al recibir el mandato entregado por Jehová y se generaba un paralelo en lo que Dios quiere de nuestras vidas, una iglesia obediente, una iglesia dispuesta a vivir en pos del Espíritu Santo, una iglesia entregada a las manos del alfarero, dispuestos a ser moldeados por Dios en todo ámbito de nuestras vidas.

Un culto bendecido por Dios donde, a través de las alabanzas, él se manifestó en la vida de sus hijos, de igual manera a través del hermoso mensaje entregado por nuestro Señor. Para finalizar el servicio se presentaron nuevos hermanos que se han integrado a la Iglesia durante el último año y los últimos meses y, de igual forma, se bendijo el título de la hermana Catalina Zúñiga quien finalizó sus estudios de Educación Parvularia.


Comunicaciones IMPCH Rancagua