“Obreros del Señor”: la labor de la Comisión de Seguridad en la 111° Conferencia IMPCH

262 0

En el marco de la 111° Conferencia Anual de la Iglesia Metodista Pentecostal de Chile, son muchas las comisiones que han trabajado para el desarrollo de la misma. Una de ellas es la Comisión de Seguridad, a cargo del pastor Jeremías Vásquez Echeverría junto al hermano Enrique Alvarado de la Iglesia de Talca. Dios ha honrado a nuestro hermano para que junto a 50 hermanos se encarguen del cuidado material de los asistentes a la Conferencia. Los hermanos que integran esta comisión pertenecen a diferentes iglesias del Sector 12, siendo muchos de ellos funcionarios y ex funcionarios de la Policía de Investigaciones, Carabineros y del Ejército de Chile.

La labor que ellos desempeñan en su vida secular ha facilitado la función que se les ha encomendado. Por esta razón, a lo largo de todo el año 2019, se realizaron reuniones y capacitaciones, las cuales consistieron en recabar experiencias de hermanos que participaron en Conferencias anteriores, obteniendo así precedentes de las principales necesidades que existen en las sedes de los eventos. Los planes de trabajo se basaron tanto en la forma que debían ser abordados los conflictos internos, como en los posibles inconvenientes que podrían surgir en el exterior. Sin embargo, la principal instrucción consistió en mantener una relación personal con el Señor a través de la oración, para que Dios en su infinito amor y misericordia cuidara a su pueblo que en estos días se encontrará reunido en la Región del Maule. Asimismo, nuestro hermano Enrique alentó a su comisión a trabajar en comunión de espíritu y en un mismo sentir, entendiendo que todos los trabajos que se realizan en la obra del Señor son importantes.

Nuestro hermano Alvarado comentó el gozo que siente al trabajar en esta Conferencia: “Agradezco a Dios por la bendición de participar en la Comisión de Seguridad y Estacionamiento, contribuyendo a la Centésima Décima Primera Conferencia de nuestra Iglesia. Bendigo a Dios por trabajar en su obra y ofrendar parte de mi tiempo a él, en gratitud a todo lo que ha hecho en mi vida”, agregó.

“En paz me acostaré, y asimismo dormiré; porque solo tú, Jehová, me haces vivir confiado”.

Salmo 4:8