La valiente Iglesia perseguida

Todos tenemos los días contados en la tierra; Dios es el único que sabe cuánto tiempo vamos a vivir, así que vivamos sin temor llevando la gloria de Dios al mundo entero.

En Filipenses 1:21, Pablo declara: “Porque para mí el vivir es Cristo, y el morir es ganancia.” Él tiene una comprensión simple de la vida; si despertamos y aún tenemos aliento, es porque el Señor nos regala un día más para traer su gloria a este mundo. Esto es exactamente lo que la iglesia perseguida vive.

Mostrar la gloria de Dios (cuáles sean las circunstancias), es un gran honor y responsabilidad. Por esta razón los creyentes perseguidos encuentran la satisfacción del deber cumplido, en la tristeza, la tortura e incluso la muerte. Ya sea llegar a sobrevivir o partir a su presencia, ellos verán su gloria y exclamarán  ¡Alabado sea el Señor!

La alegría que se encuentra en la persecución a menudo es invisible. Para el mundo exterior, sus vidas están llegando a su fin. Pero para el pueblo de Dios, estos creyentes, alcanzarán una victoria grande en el cielo.

Su esperanza va más allá de la tumba. Ellos son capaces de renunciar a todo y aun así tener todo lo que necesitan. Tienen una verdadera comprensión de la vida y del evangelio – el Evangelio de Jesús – que ha salvado sus almas. Debido a la fe en la obra de Dios, nada puede separarlos de su amado Redentor.

“Para vivir el Evangelio debe comprender el valor infinito de la Palabra de Dios y lo que significa realmente para usted.” dijo John Piper. Si estos creyentes pueden ser torturados, golpeados e incluso martirizados, es porque su tesoro no se basa en la forma en que son tratados en la tierra, sino en su compromiso con Jesús. Fuente: Open Doors

Compartir Artículo:

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on telegram
Telegram
Share on email
Email
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on email