Chiloé y alrededores necesitan de nuestra Oración

Las negociaciones entre Gobierno y los dirigentes sociales de la Isla Grande de Chiloé siguen sin solución, y aumenta el desabastecimiento de bencina y los alimentos de primera necesidad.

La Isla sigue paralizada pero hay un pueblo que tiene su fe puesta en el Señor, que clama y espera una pronta solución.  Además, los Siervos de Dios y la hermandad colaboran mutuamente para que no escasee el sustento diario, y se comunican diariamente para conocer el estado de las Iglesias del sector.

Nuestro Obispo Bernardo Cartes Venegas mantiene la oración por las iglesias de la Isla, confiando que Dios normalizará todas las cosas en Ancud, Castro, Dalcahue, Quellón, Chonchi, Melinka, Curaco de Velez, Achao, y Queilén.   Igualmente, se ora por otras localidades cercanas que también se han visto perjudicadas por la marea roja, es el caso de Hornopirén que trabaja la pesca, y por temor la gente no compra mariscos ni pescados.

Dios fortalezca a nuestros hermanos y compatriotas.  Dios bendiga a Chile!

Comunicaciones IMPCH

Compartir Artículo:

Facebook
Twitter
WhatsApp
Telegram
Email