Tips educativos | “La sabiduría”

268 0

Ya ha pasado un tiempo desde que se inició un nuevo periodo académico, para muchos ha sido un inicio esperado, para otros no tan anhelado, pero aún así, ya comenzó y debemos entregar lo mejor de nosotros.

Quienes tenemos la bendición de participar en una congregación, esperamos aquel domingo, donde nuestro pastor realiza aquella oración especial en favor de los estudiantes y quienes trabajamos en el ámbito estudiantil, para tener un comienzo de clases de la mano de nuestro Dios. Para nosotros es una seguridad extra el hecho de que nuestro pastor intervenga ante el Señor por nosotros, pero aún así ¿Qué hacemos nosotros para iniciar un año académico de la mano del Señor?

A lo largo de la Biblia, tenemos muchos pasajes donde nuestro Señor nos muestra su amor y cómo ha sustentado a quienes han puesto su confianza plena en él.

Tal vez en estos momentos, me pueden decir que no están en un foso con leones hambrientos como Daniel, o que no deben pararse frente a un gigante como David, pero aún así, son diversas situaciones que día a día nos suelen causar aflicción, preocupación, tristeza, estrés (palabra tan común hoy en día), que no nos permiten avanzar y en ocasiones, nos hacen perder la confianza en Dios.

“…Jehová será tu confianza, y él preservará tu pie de quedar preso”

Él nos dice en su palabra, en el libro de Proverbios que tengamos confianza, porque “…Jehová será tu confianza, y él preservará tu pie de quedar preso”. Al hacer nuestra esta cita bíblica, nos damos cuenta de que si dejamos nuestras preocupaciones y nuestro caminar en Él, Él siempre cuidará de nosotros.

Muchos de los que estudiamos, cuando no nos preparamos muy bien para rendir un examen o estamos muy nerviosos para presentar un trabajo, en ese preciso momento, realmente ponemos nuestra confianza en Dios, esperando que Él nos “ilumine” y nos ayude a aprobar. Para muchos es un momento, que al recordarlo nos puede causar un poco de risa e incluso hacer que nos sintamos avergonzados, pero esta instancia, se puede decir, que es uno de los más sinceros, en cuanto a dejar en las manos del Señor nuestro destino académico.

Dios es nuestro guía, es quien marca la senda que debemos seguir, en todas las áreas de nuestra vida. En el libro de Proverbios, el cual es atribuido en su mayoría al Rey Salomón, un varón sabio, nos señala en el capítulo segundo, que si nosotros “…recibieres mis palabras, y mis mandamientos guardares dentro de ti… entonces entenderás el temor de Jehová, y hallarás el conocimiento de Dios.”. Y eso es tan solo posible, primeramente por misericordia de Dios hacia nuestras vidas, también porque el Señor da la sabiduría a quien se la pida.

En este mismo capítulo (son invitados a leerlo), se señala que esta sabiduría es dada a los rectos, y es la que nos protege en nuestro caminar (para guiarnos rectamente en nuestro actuar).

“Tendrás más confianza, porque hay esperanza; mirarás alrededor, y dormirás seguro”

La Palabra del Señor es nuestra brújula, es la que nos llevará a caminar en esta vida (y en este caso, en el plano académico), de buena manera. En el libro de Job (11:18), se señala que: “Tendrás más confianza, porque hay esperanza; mirarás alrededor, y dormirás seguro”, prestando atención a estas palabras, podemos darnos cuenta, de que al confiar en Él, tendremos todo, incluso un buen descanso.

Para honra del Señor

Hna. Bethania Vejar Catalán

Corresponsal Sector 25