Pastor Manuel Poblete Sánchez, Iglesia de Lo Barnechea

68 0

Nace el 05 de julio de 1939.  Su encuentro con Jesús se produjo a temprana edad, integrando el coro instrumental de su Iglesia; allí conoce a la hermana Purísima Ordoñez Moreno, profetizándoles el Señor por intermedio del recordado Obispo Manuel Umaña Salinas que serían muy felices y que su matrimonio tenía un plan divino.  Se casó en el año 1960, formando un hogar de cuatro hijos.

Fundó el conjunto musical Asaph con los hermanos Manuel Arenas y Eduardo Videla viajando por Estados Unidos, parte de México y Perú.   Posteriormente, con su esposa y el hermano Manuel Flores crean el Trío Eben Ezer (1972), recorriendo casi toda Argentina.  Se establece en Buenos Aires por cerca de quince años formando con sus hijos Herminia y Moisés el conjunto Etan;  paralelamente, participa en campañas evangelística con renombrados Pastores internacionales, entre ellos, Yiye Ávila.

Durante su paso en Argentina recibió varios ofrecimientos de pastorado el que sólo acepta cuando el Espíritu Santo se revela a su vida.   Obedeciendo al llamado divino habilita el comedor de su casa para celebrar cultos familiares, luego se suma una compatriota chilena con sus familiares, y seguidamente llegan algunos vecinos del barrio, acomodándose en sencillos tablones. Dios confirma este trabajo espiritual con dos congregaciones: Núñez de Arce y Paso del Rey.

En el año 1988 es ungido Pastor en la Conferencia de Santiago.  Producto de la enfermedad de su esposa, se autoriza el regreso a Chile para pastorear la Iglesia de Requinoa, lugar donde literalmente no había nada pero con esfuerzo logra levantar la bandera de Cristo.  Más adelante, a la muerte del Pastor Cortés asume la dirección de la Iglesia en Trehuaco (1990) predicando en los cerros y administrando 8 Locales, entregando además un terreno a la Misión que una hermana le había regalado para su patrimonio.  

En 1992, al fallecimiento del Pastor Ripetti, el Obispo Vásquez lo envía a la Iglesia de Lo Barnechea,  Región Metropolitana.  Tres años después asciende al grado de Presbítero cumpliendo labores de Superintendente.

Venciendo sus limitaciones de salud, pastorea con amor la congregación bajo su responsabilidad,  hermoseando el terreno que el Municipio entregó en comodato, el que incluyó áreas verdes y el aporte de árboles por parte de los hermanos.

Este varón correcto y celoso en las cosas de Dios, partió a las mansiones celestiales el viernes 15 de julio de 2011, justo a las 3 de la madrugada, en la misma hora que todos los días se levantaba a orar para agradecer a su amado Señor.

“Oh Dios, me enseñaste desde mi juventud,  y hasta ahora he manifestado tus maravillas. Aun en la vejez y las canas, oh Dios,  no me desampares, hasta que anuncie tu poder a la posteridad, y tu potencia a todos los que han de venir”… Salmo 71: 17-18