Historia de Himnos | Nº 93 “A Jesucristo ven sin tardar”

821 0

Autor: George Frederick Root

Música: John Bacchus Dykes 1861


Himno que proporciona un mensaje de confianza y optimismo entorno al amor de Jesucristo. Fue escrito por el poeta estadounidense George Frederick Root.

Compuesta por el escritor norteamericano George Frederick Root, quien llegó al mundo el 30 de agosto de 1820, la canción “A Jesucristo ven sin tardar” tiene un lugar particular en la historia de la música cristiana. Surgida a partir del Evangelio según San Mateo (18:20), esta oda aporta una gran dosis de esperanza respecto a la calma que otorga el Señor a los seres humanos que aceptan someterse a su Poder y además refuerza la fe en Dios.

Cimentada en el pasaje bíblico “porque donde están dos o tres congregados en mi nombre, allí estoy yo en medio de ellos”, el himno, escrito en 1870, proporciona un mensaje de confianza y optimismo entorno al amor de Jesucristo. Así con claridad y transparencia, George Root afirma en su letra que Dios está a la espera de sus hijos y acota que Él anhela el bienestar de su rebaño. Root también recuerda que se debe escuchar al Señor hoy y no mañana que quizás sea muy tarde.

A Jesucristo ven sin tardar,

Que entre nosotros hoy Él está,

Y te convida con dulce afán,

Tierno diciendo: “ven”.

Coro

¡Oh!, cuán grata nuestra reunión,

Cuando allá, Señor, en tu mansión,

Contigo estemos en comunión,

Gozando eterno bien.

2

Piensa que Él sólo puede colmar

Tu triste pecho de gozo y paz;

Y porque anhela tu bienestar,

Vuelve a decirte: “ven”.

3

Su voz escucha sin vacilar,

Y grato acepta lo que hoy te da

Tal vez mañana no habrá lugar

No te detengas, ven.


Recopilación de información: Hermano Mario González Ney