Dios llama a su presencia a hermana Filomena Moraga, Iglesia Quilpué Bilbao

25 0

Informamos que Dios ha llamado a su presencia a la hermana Filomena Moraga de la Iglesia Quilpué Blanco.

Para quienes quieran acompañar a la familia e Iglesia en la despedida de nuestra hermana se realizará una reunión especial el día viernes 9 de agosto de 2019 a las 20:00 horas, en la IMPCH Quilpué Blanco dirección del templo en la calle Blanco n°1430, Quilpué. El templo  permanecerá abierto desde las 12:00 horas para quienes quieran acercarse en otro horario.

El culto de despedida se realizará el día sábado 10 de agosto de 2019 a las 10:00 horas, en el mismo templo para  dar el último adiós en el Parque del Sendero de Villa Alemana, a las 12:00 horas.


Semblanza (1933 – 2019)

La hermana Filomena  Moraga (Hermana Nena), nació en Valparaíso el 10 de septiembre de 1933, hija de Rosa Moraga, a corta edad es presentada en la iglesia por su madre, su pastor William Huber consultando a viva voz a las Hermanas Dorcas, ¿qué será esta niñita?  todas las hermanas gritaron al unísono: ¡¡¡DORCA MI PASTOR!!!.

En su infancia y adolescencia forjó su carácter. A los 17 años, conoció al Señor, y ante todas sus adversidades, ella le clamó y pidió a Dios por una petición especial: “Señor, por favor, lo único que pido es un esposo que no tome, que no fume, no sea mujeriego y no baile”.  Dios cumplió, y contrajo  matrimonio el 22 de noviembre de 1952 con el hno. Melquiades Fernández.  A la fecha cumplieron  66 años de matrimonio. De esta unión nacieron 5 hijos y una sobrina quien prontamente pasó a ser una hija más dentro del matrimonio, Beatriz, Mirtha, Silvio, Isaac, Paola y Omar, la familia creció con el nacimiento de  13 nietos y 4 bisnietos.

Dentro de su trayectoria como cristiana, fue una persona activa dentro de la iglesia mientras vivía en Puerto Montt. Por traslado participo de la IMPCH de Quilpué Blanco bajo la dirección del pastor Ernesto Sulantay  y fue por algunos años ayudante de nuestra Pastora Irma. Luego participó en la iglesia del pastor Hector Seguel de Villa Alemana y fue ayudante de la pastora Marina Navarrete. Con los años vuelve nuevamente a la IMPCH de Quilpué Blanco, esta vez bajo la ministración de nuestro Pastor Mario Farfán, en la que continuó sirviendo al Señor  siendo una miembro activo en la congregación.

Dios la bendijo al ser profesora de la escuela dominical por muchos años, fue una hermana Dorca muy querida, su carácter, su simpatía, su buen humor y por ser una persona de una sola línea. Apoyó a su esposo en la fundación de la Misión Evangélica Uniformada.

Con una voz muy especial, el alabar a Dios, tocar el violín y las castañuelas era su hobby, sin estudios logró tocar y cantar armoniosamente en el coro de la iglesia.

Ella fue una mujer  luchadora, trabajadora y esforzada. Mientras su marido estaba ausente por su trabajo en la Armada de Chile, ella edificó su casa con la ayuda de los hermanos de la iglesia, vendió pastelería para ayudar a mantener la economía del hogar y también se destacó en la ardua labor de criar a sus 6 hijos. Además de todo esto, siempre se dio el tiempo para el cuidado de su jardín, sus flores crecían como ninguna otra y las mas hermosas  las llevaba para adornar el púlpito de la iglesia  los días domingos. 

Este es el legado que nos dejó nuestra esposa, mamá, abuelita, bisabuela, hermana, vecina y amiga, Filomena Moraga (Hna. Nenita); quien con su trayectoria nos recuerda: “Mujer virtuosa ¿Quién la hallará? Porque su estima sobrepasa largamente a la de las piedras preciosas”.

Información: Pastor Mario Farfán, IMPCH Quilpué Blanco